Respira hondo y cuenta hasta 25….

noviembre 9, 2009 at 6:01 pm (Uncategorized)

Hace una semana justo me encontraba en casa descansando por la resaca obtenida en el festejo de mis 25 años de vida. No me entró la clásica crisis, pero creo que, más que eso, tan solo estaba bloqueada, aún sigue bloqueada; festejaba de manera calma don 4 de mis 5 amigas que fungieron estos cuatro últimos años como mis hermanas, faltaba una, aquella que hace ya casi un mes volvió a su tierra y que no se realmente que tanto volveré a verla en la vida, y mi mente (¿inteligentemente?) la bloqueó, no la he extrañado, es como si no hubiera existido, como si fuera un brote más de mis fantasías, pero sé perfectamante que si escarbo en mi alma, brotará el torrente de la nostalgia que le tengo, el miedo que va goteando al saber que una a una, mis hermanas se me irán yendo al encontrar cada una su camino y yo, alegremente con el corazón adolorido, les desearé toda la paz y el mejor de los caminos.

Hoy me senté aquí, después de casi un año de no hacerlo, antes esperaba ansiosa cada momento posible para escribirlo todo, porque corría el peligro de que me ahogara, era: la computadora, la pared, una servilleta, libretas, la mano…., cualquier lugar me servía de retrete emocional, pero después, algo me desilusionó, mi vida se volvió emocionalmente complicada, luego, encontré una estrellita en el cielo llamada “acción” y encontré un meteoro en la tierra con el que he compartido los últimos meses de mi vida, pero como empecé, hoy…. hoy volví a sentir el nudo en el estómago que solía presionarme tanto, hasta que los ojos comenzaban a humedecerse, y no se lo que es exactamente, podrían ser tantas cosas, el alejamiento con mis padres (esa extraña relación amor-odio que sostengo con esos seres que me aman tanto sin entenderme mucho), esos 25 que cuento y que me recuerdan que el reloj sigue su camino, la ida lenta de mis hermanas, la visión de mi verdadera “hermana” (aquella con la que comparto la sangre, más nunca una palabra), esa tesis inacabable (que me veo obligada a terminar más pronto de lo que quisiera), ese futuro tan nebuloso con tantos caminos y….

….esa acción que decidí tomar…. en mi vida y en mis obras tiendo a hablar mucho de los estereotipos femeninos, lucho contra ellos, abogo porque las mujeres se sientan bien en sus propios cuerpos con toda la fuerza y la belleza que emanan y desafíen lo impuesto, entonces, gracias a una gran amiga mía y artista There López, sin ella proponérselo me hizo entrar en mi misma y darme cuenta de que no estaba mas que hablando hacia fuera sin hablarme hacia dentro; a pesar de que nunca he sido una talla 5, tampoco estaba desbordada y no salía de cierto estereotipo de normalidad, fue entonces que me di cuenta que no sabía de qué hablaba, de lo que defendía y le pedía a todas las mujeres todo este tiempo y fue entonces que decidí modificar mi cuerpo y subir mi peso, para demostrar que podía llevar a cabo mis ideas en mi cuerpo, mis horarios apretados no me permitieron darme chocar con la realidad, hasta que hace poco un pariente algo atinado e imprudente se burló de mi cuerpo, y fue cuando vi de golpe la realidad y me dolió y lloré y me avergoncé de mi misma…. me di cuenta de lo fácil que es decir y lo difícil que es hacer. Ahora que ya experimenté este lado me iré del opuesto, ahora me plantearé vivir con las preocupaciones de una chica que se cuida a cada instante, mañana planeo reclutarme a unas clases de spinning y a ver que más, comenzar a comer como comería alguien así y seguir registrando fotográfica y de manera escrita mi proceso, así que si gustan pueden acompañarme por aquí…. curiosamente hoy, en la casa de los padres de mi pareja encontré el libro “Anhelo de vivir” , y me identifiqué con la parte del Borinage cuando Van Gogh se vuelve un hocico negro….

Es bueno poder escribir de nuevo, re-destapar mi retrete, sobre todo ahora en esta etapa de tanto cambio y desprendimiento, supongo que lo necesitaré, me abrazaré a su blancura de cristal líquido y vomitaré noche a noche, a noche a día, a pedazos…. hace un momento mi madre, mi amorosa y enferma madre (presa de la cárcel de su mente (Como yo…. curioso)), salió por la puerta de su cuarto directo a beber de una botella de agua bendita que obtuvo en su última peregrinación, a veces me desespera tanto pero a veces desesperadamente quisiera ser ella, con ese sí mágico en el que al beber ese líquido solo tendrá que cerrar los ojos y esperar a que mañana, el mundo a la par de las gotas del agua mágica se reconstruya a mi antojo…. es como ser niña otra vez….

Y veo a mi pareja que me mira desde el sillón, cuestionándome qué estoy haciendo… ya se lo comentaré…. lo amo tanto…. es increible (re)encontrarse en este mundo….

Mañana le meto turbo a lo de la tesis, que es mas bien una memoria, me voy ahora que me hace falta un buen baño, aunque debo decir que amo tanto el olor de mi sudor, sobre todo cuando él se acerca y hunde su hermosa sonrisa en espinada axila…..

Hasta pronto….. ojo señorial…..

P.D: Trato de subir la foto diaria que acompañara este lagrimeo tipográfico pero mi internet parece algo chipiloso el día de hoy (quién dice que lo artificial no se contagia….), si lo logro lo verán, heme ahí con el recuento de los daños de ir a un salón de belleza a maquillar mi rostro para ir a una boda y jugar a la invitada…. resultado, técnicamente me raparon mis cejas…. el gusto que me da….. que me van a crecer más peludas…. mis pelos…. aun tienen los rezagos de los productos pal’ cabello y la quemazón de las tenazas y las planchas y las secadoras y todos esos aparatos de tortura que place no usar diariamente y que en días como los de ayer recuerdo porqué no lo hago…. mmmmm… creo que también debo lavarme los dientes…..

 

Creo entender plenamente porqué el Internet aparentemente se puso en mi contra y no quiso subir mi recién escrito post… él no quiso ayudarme con mi problema técnico y todo devino en una escenita cremosamente densa, curiosamente hoy no lo entiendo, hoy no entiendo esa sensibilidad en él tan exacerbada y menos aún entiendo, que como siempre permanezca acostado en ese sofá, cuan largo es mientras a unos metros de él, comienza a ahogárseme la garganta. Él no termina de entender que odio que me pregunten cuando justo estoy haciendo algo que qué estoy haciendo, odio hablar de esto pero me recuerda a mi madre y ese encañonada y tremebunda sobreprotección que me dio y con la cual aderezó pesadamente mi infancia y adolescencia, odio escuchar esa pregunta a la par de que realizo mis actividades, ese goteo constante y entrometido pero tan lleno de amor que me dosificó mi madre me ha creado una absoluta intolerancia a esa situación, en verdad se me estremecen las entrañas cada vez que oigo esa pregunta en la boca de cualquier otro ser humano, y él, a pesar de conocerla, de compartir conmigo esa vivencia, no lo comprende, y ahora está molesto conmigo y yo a la vez molesta conmigo, porque se ha arruinado un inicio de algo que pensaba podríamos compartir en absoluto, y ahora eso fue causa de tanta desavenencia, de tanta palabra cortada y sin razón cayéndose al piso de los labios de ambos y enfangando un poco más nuestros pies. Me desespero y me empieza a ahogar la garganta y no se que hacer y me siento rebotada en el tiempo y siento que las etapas ya vividas se entrecruzan y aparecen parpadeantes y me pregunto qué es lo que pasa, y lo percibo a unos metros de mi, cuan largo es el sillón, pasivo, como durmiente, como mi madre, que no arregla nada a su alrededor, y me tortura la sensación de esa repetición constante como fantasmas que se clonan alrededor mío y me cubren el paso y he aquí cómo se me vienen encima todas esas cosas, que no hacen mas que apuntar hacia mi interior y esto a su vez hacia mi pasado, hacia mis vivencias, hacia toda la maraña de la que he sido parte, de la que continuo siendo parte, de la que no puedo desprenderme, y me frustro tanto y mientras tecleo en este retrete, me doy ciertas pausas para frotarme el rostro y siento mis cejas rapadas y me da mas rabia y el sigue ahí, pasivo, recostado, me pregunto si pasa algo dentro de él, si algo sucede, si se cuestiona, si piensa, si a pesar de la fachada algo realmente explosivo sucede por dentro, si está por levantarse de ahí para darme ese abrazo que por años y años y años y años y años y años y años y años he ido por ahí buscando y mendingando a mi alrededor, buscando en esas carnes los fríos brazos de mi padre que tan caros me han costado: y de pronto todo empieza a carecer de sentido y ya no soy la desesperada mujer que lloriquea al escribir en su computadora, me convierto en una especie de pianista al que se le cuela la desgracia por los dedos, y que la aplasta en cada tecla que llevará al ambiente el gemido que tanto ha encubierto su alma…, y mientras todo esto rueda por mi cabeza, por mi pecho y se vuelve agua desfilando por mi nariz, confundiéndose con los mocos, siento que hay cierta relación entre este tipo de situaciones y mis acercamientos con Vincent Van Gogh…. Si es así, el  sabe bien a lo que me refiero, cuando el rechinido que provoca un cuerpo y que hoy sale del fondo del sofá de la estancia puede hacer que me vibre hasta el pensamiento…., pero no es más que esperanza, esperanza sin transformar….. Hace tanto que no vivía el trance del dolor a la letra, no se si reír o llorar…. Y aquí voy yo, de nuevo, a cuestionar el futuro de mi situación.

Mascando otra de mis buenas intenciones no consumadas

Anuncios

1 comentario

  1. julio said,

    Que gusto volverte a leer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: